Comedor San Francisco de Asís, Mazatlán, México. Comedor Parroquial, gestionado por Frailes Franciscanos

El Comedor San Francisco continúa proporcionando alimentos a las personas. Sin embargo, como no pueden hacer que se reúnan en los comedores, están distribuyendo bolsas con alimentos básicos: pasteles, sándwiches, atún o sardinas, productos enlatados, galletas, agua embotellada, huevos cocidos, etc. No se permite que las personas se queden allí en el sitio.

Solo en casos muy especiales (familias) se permite a las personas ingresar a los terrenos de la parroquia con las debidas precauciones. La mayoría de los migrantes están tratando de refugiarse en el lugar, pero en lugares dispersos por todo el vecindario. Hay voluntarios que, cuando los ven cerca de sus hogares, les dan comida caliente. Muchos de los migrantes conocen muy bien el territorio y pueden localizar voluntarios que pueden ayudar con la comida.

En este momento no hay voluntarios en el sitio, solo los frailes. Muchos de los voluntarios que ayudan regularmente son personas mayores y, por lo tanto, ya no se les permite ir al comedor debido a los riesgos de contraer COVID-19. Los miembros de la comunidad continúan apoyando desde sus hogares organizando recolecciones de alimentos para los migrantes, algunos de los cuales llevan al refugio para distribuirlos.

El refugio necesita comprar más alimentos porque no se ve el final de la situación. También necesitan fondos para comprar ropa interior y otra ropa (pantalones cortos, calcetines, camisetas, etc.).