¿Quienes somos?

Historia de la red

La Red Franciscana para Migrantes surgió en abril de 2018 durante el Curso anual de JPIC, realizado en Guadalajara, México, cuyo tema central fue “Migración: causas, muros y perspectivas franciscanas”. El trabajo de La 72, un Hogar-refugio para personas migrantes en la frontera sur de México, inspiró el diálogo entre los frailes sobre cómo compartir información y ofrecer apoyo y protección a las personas que han sido desplazadas por la fuerza debido a situaciones de extrema pobreza, violencia institucional, el crimen organizado y los carteles de la droga; particularmente a las personas del triángulo norte de América Central: Honduras, El Salvador y Guatemala.

visión

La visión de la Red Franciscana para Migrantes es crear una red de hombres y mujeres laicos y religiosos que estén afiliados a la familia franciscana y que trabajen en temas de migración. Este es un esfuerzo inclusivo que tiene como objetivo reunir a todas las personas de corazón franciscano que están ejecutando o sirviendo en proyectos como centros para migrantes, casas de refugio, parroquias y servicios individuales, para el apoyo mutuo, el aprendizaje vivencial, la promoción de las mejores prácticas y enfoques, y esfuerzos coordinados de promoción.

Nuestra visión es que este corredor coordinado de apoyo de América Central a través de México a los Estados Unidos aprovechará nuestros esfuerzos colectivos y mejorará el apoyo que brindamos actualmente a los migrantes y refugiados. La creación de la Red permitirá a los migrantes y refugiados acceder mejor a la amplia gama de recursos y apoyos. No existe un monopolio sobre estos temas y sobre el servicio a los migrantes y refugiados, por lo tanto, la Red Franciscana para Migrantes prevé colaborar con muchas organizaciones e instituciones que apoyan y protegen a los migrantes y refugiados.

Nuestros objetivos

Fortalecer el corredor de apoyo de América Central a través de México a los Estados Unidos, centrándose en los esfuerzos en la región de la frontera sur.

Mejorar los servicios directos y profundizar el impacto de la promoción coordinada a nivel nacional e internacional.  

Aumentar la sostenibilidad de las casas de migrantes mediante el establecimiento y el apoyo de proyectos modelos de auto-sostenibilidad replicables.

Mejorar la calidad de los servicios para poblaciones especialmente vulnerables en toda la región , como mujeres, niños, adolescentes no acompañados y personas LGBTQI, en toda la región.