Salí por la puerta de enfrente,
salí con la mirada en alto
salí con el corazón recargado.

Caminé por un sueño,
 caminé movido por la esperanza,
 caminé, caminé, solo caminé hacia el horizonte,
hacia lo desconocido,
hacia arriba donde dicen que todo es bonito,
donde todo es mejor, donde dicen que los sueños se hacen realidad,
hacia ese lugar iba caminando.
Qué lugar tan maravilloso ¿no crees?

Pero que pies tan cansados siento
¿Por qué siento que el camino es tan largo?
El horizonte cada vez lo siento tan lejano,
cansado me encuentro como si caminara con los pies descalzos.

Sueños ¿Dónde están que no los veo?
Esperanza ¿qué te has hecho que no te encuentro?
¿Por qué me abandonan en este preciso momento?
¿Dónde quedaron mis sueños?
¿Dónde estás esperanza? Tú que me motivabas a caminar y el horizonte buscar
¿Dónde?

Con los pies sobre el pavimento me encuentro,
 con los ojos, la cabeza y los ánimos por el suelo.
Sediento yo me  siento,
caminando sobre la calle recta como en medio del desierto.
Escondiéndome de los perros que me olfatean desde lejos,
 guiándome por las estrellas y la luna que me cuenta historia.
¡Ya no puedo más!

¡Espera! Algo veo a lo lejos
¡Sí!
Es lo que la luna me contaba, es el lugar donde las estrellas me guiaban
¿Sera un oasis?
¿Qué será lo que mis ojos cansados logran observar?