El equipo de la Red Franciscana para Migrantes – EEUU organizó una experiencia de tres días para un total de 28 personas que presenciaron de primera mano el impacto de las políticas estadounidenses y estatales hacia nuestros hermanos y hermanas migrantes.

En esta visita, personas pertenecientes a la OFM, OFM Conventuales, OFM Capuchinos, Tercera Orden Franciscana, OFS, misioneros franciscanos, y laicos, y entre estos representantes de Franciscans International, Franciscan Action Network y el Equipo de México y la Secretaría Ejecutiva de Franciscan Network, hablaron con representaciones de organizaciones y trabajadores de inmigración de primera línea en ambos lados de la frontera, se reunieron con migrantes, y asistieron a la misa fronteriza binacional anual, un esfuerzo cooperativo de las diócesis de El Paso (Texas), Juárez (México) y Las Cruces (Nuevo México). 

Mientras escuchamos, aprendimos, oramos y reflexionamos juntos, sentimos el impacto de este momento histórico y esta ola particular de migrantes que huyen de la pobreza extrema y la violencia en la región y buscan protección en nuestra frontera.

El jueves por la noche nos reunimos para cenar, compartir y orar en el Centro de Retiro “Casa Guadalupe.” El viernes se dedicó a visitar y conocer a una serie de organizaciones. En Casa Vides de Annunciation House, Rubén García, fundador y director de la misma organización, compartió su perspectiva sobre la obligación que tiene la iglesia de responder a este fenómeno, a través del lente de más de 35 años trabajando en temas migratorios en la zona de El Paso. Casa Vides ofrece alojamiento a largo plazo para los migrantes que están esperando que se resuelvan los casos de asilo político y otros problemas de inmigración, así como para aquellos que tienen problemas médicos o de otro tipo que requieren estadías a largo plazo.

También nos reunimos con Ceci Herrera y Janet Kincaid de Border Service Corps. Ceci y Janet compartieron cómo a través de la cooperación con una amplia gama de grupos, incluido el Aeropuerto Internacional de El Paso, han abierto recursos y servicios para los migrantes que se mueven a través de la región fronteriza. Visitamos Opportunity Center, un refugio para personas sin hogar, para migrantes y para personas con problemas de salud mental que necesitan servicios de apoyo. Hna. Elise Gittrich compartió sobre el espacio seguro que han creado para una población que tiene pocas opciones de apoyo. Luego tuvimos una visita improvisada al Centro de Retiros de la Sagrada Familia dirigido por el hermano Jarek Wysoczanski, OFM Conv. El hermano Jarek estaba de visita desde Polonia y terminó quedándose en El Paso debido a la pandemia. Ha dedicado su tiempo desde entonces a organizar un centro de hospitalidad que atiende a migrantes que buscan asilo en los EE. UU.

Después del almuerzo en el hermoso Café Mayapán, una empresa social lanzada por La Mujer Obrera, nos reunimos con Marisa Limón García, directora ejecutiva del Defensa de Inmigrantes de Las Américas. Las Américas brinda servicios legales gratuitos y de bajo costo a inmigrantes y refugiados, con abogados y representantes acreditados a través del Departamento de Justicia. Terminamos el día con un momento de tranquilidad, cena y oración en Casa Guadalupe.

La mañana de sábado nos tocó ir a Hope Border Institute, donde el fundador y director ejecutivo, Dylan Corbett brindó una descripción histórica de la región como contexto para la crisis actual. Nicole Schiff habló sobre su trabajo con el Centro de Esperanza de Paso del Norte y el Grupo de Trabajo Contra la Trata de Personas. 

Al medio día asistimos a la Misa Binacional Fronteriza, uno de los puntos culminantes de nuestra experiencia. Del lado estadounidense, los franciscanos estuvieron bien representados en la misa que se concelebró en una plataforma que cruzaba el Río Grande/Río Bravo conectando los EE. UU. y México. El obispo Mark J. Seitz de El Paso, Texas, quien tomará la posición de presidente del comité de migración de la Conferencia de Obispos Católicos de EEUU a mediados de noviembre, se unió a los obispos José Guadalupe Torres Campos de Ciudad Juárez y Peter Baldacchino de Las Cruces. Del lado mexicano, miembros del Equipo Mexico de la Red Franciscana se unieron a los muchos participantes en la misa conmemorativa, con cruces blancas que representan a los migrantes que murieron cruzando el río cerca del lugar de la misa este año. 

Después de la misa, nos dirigimos a Mesilla Park, NM para visitar el Centro de Retiro “Santa Cruz”, donde Tom Smith, OFM Conv., nos acogió y nos dio un recorrido, nos guió en una reflexión, y nos proveyó la cena. Pasamos un tiempo en la iglesia, disfrutando del diseño simple pero magnífico y las obras de arte que incorporan la naturaleza circundante y la luz natural. Fray Tom describió cómo el Centro de Retiros de Holy Cross acoge a migrantes y refugiados entre semana y realiza retiros los fines de semana, y nos ayudo reflexionar en el  fortalecimiento de lazos comunitarios y el enlace en el contexto de la lucha por la justicia.

El domingo, cruzamos la frontera hacia Juárez, México, donde se nos unieron Beatriz Calixto Toxqui, miembro de la red de albergues de Puebla/Cholula y del comité de incidencia de la Red Franciscana, Vianey Martínez, de la secretaría ejecutiva de la Red, Omar Ríos, el coordinador de asistencia humanitaria en Hope Border Institute, y Ramón Márquez y Emelie Viklund, anteriormente de La 72, un refugio para migrantes y refugiados administrado por franciscanos en Tabasco, México. Visitamos el Albergue Municipal “Kiki Romero”, donde conocimos los esfuerzos del gobierno local para atender a las personas migrantes y refugiadas en este gran gimnasio, que cuenta con un puesto de primeros auxilios, dormitorios, área infantil, biblioteca y área de saneamiento. Las comidas son servidas por el ejército mexicano tres veces al día. 

Luego visitamos el muro fronterizo y la Colonia Anapra, donde Fray Ignacio Harding y Vianey Martinez fueron entrevistados por el diario El Diario de Juárez. Hablamos con muchos de los migrantes que, después de haber hecho el precario viaje por el infame Tapón del Darién y a pie por México, llegaron para descubrir que ya no estaban excluidos del Título 42 a partir de octubre. 

Nos reagrupamos para una reunión de almuerzo con todo el grupo, en la que discutimos cómo aumentar la coordinación entre el equipo estadounidense de la Red Franciscana para Migrantes, nuestro equipo mexicano y la red en general. Dado que el equipo de EEUU está comenzando a tomar impulso, esta reunión fue clave para comprender el impacto que podemos tener como una red que conecta a los franciscanos de las Américas. 

Terminamos el día en Casa Eudes Albergue, un hogar para mujeres migrantes con niños pequeños. Las hermanas y otras voluntarias nos dieron un recorrido y compartieron las experiencias, las luchas, las esperanzas y los sueños de las mujeres que se quedan allí.

En los próximos días compartiremos más fotos y reflexiones del grupo. También publicaremos enlaces a todas las organizaciones que visitamos en nuestra página: Para Migrantes .

Agradecemos a Mary Soh, FMM, Gigi Gregory, Omar Rios, y Ramon Marquez por su ayuda en la organización de este encuentro, y a los frailes de la Misión Fronteriza Franciscana en Elfrida por su enlace y apoyo moral continuo. Sin este equipo, la visita no hubiera sido posible.

Lori Winther

Coordinadora de Equipo EEUU

Red Franciscana para Migrantes