Desde el 23 al 26 de febrero, realicé una visita en los lugares y caminos donde están pasando las personas migrantes que, aunque hay de otros países, en su mayoría son haitianos y cubanos que van de tránsito por Panamá.

Desde el 2019 aproximadamente, los haitianos han pasado en grandes cantidades, en algunos momentos grupos de mil. Estos migrantes atraviesan la selva del Darién que abarca Colombia y Panamá y que, con todo el peligro de una selva tropical, les toca ser víctimas de actos de violencia por parte de los grupos criminales y la delincuencia en la zona.

El lugar donde la institución de migración gubernamental traslada a las personas migrantes es una casa que se ocupaba para capacitación de la juventud. Esta casa refugio no se encuentra en la ruta directa a la frontera entre Panamá y Costa Rica, sino en Planes de Gualaca, un territorio apartado de la Ciudad de David, ciudad principal en la provincia de Chiriquí. A este lugar de refugio, en Planes de Gualaca, la institución migratoria los traslada desde el Darién con un recorrido aproximado de unas 10 horas de viaje. Se tiene el dato que, en diciembre del 2021, pasaron unos 124 mil migrantes.

Cuando las personas migrantes llegan a esta casa de refugio, la mayoría solo llegan y ahí buscan como tomar transporte público para irse a la frontera entre Panamá y Costa Rica. Los que se quedan en el refugio, lo hacen por estar enfermo o sin dinero para continuar el viaje. En ese refugio no los retienen, solo son llevados allí. Un dato importante que resaltar es que las mujeres migrantes han denunciado de la violencia con que son tratadas por hombres en las selvas del Darién, esto sucede en el territorio panameño. El gobierno ha respondido poniendo una oficina para la denuncia de la violación de DDHH a las personas migrantes, esto no ha funcionado.

Miembros de la Familia Franciscana

El 25 de febrero fuimos a visitar la frontera entre Panamá y Costa Rica, paso Canoas, a unos 75 Km. de la ciudad de David. En esta frontera los migrantes haitianos pasan sin dificultad, solo que, para transitar por Costa Rica, tienen que adquirir una VISA de transito que tiene un costo de $150,00. La VISA les permite recorrer el país, no quedarse en los territorios costarricenses. Hay otra visa humanitaria que requiere un trámite burocrático. Durante el día de esta visita a la frontera, vimos muy pocos haitianos transitando en la frontera. En la actualidad ya no están pasando los migrantes haitianos en cantidades grandes que sean tan visibles. Sin embargo, sigue habiendo un flujo de más de 500 migrantes en la semana, esto hace que se evidencie menos el tránsito.

El 26 de febrero se realizó en la ciudad de David, un pequeño encuentro con unas 11 personas de la familia franciscana, entre religiosas, frailes y laicos que viven en la provincia de Chiriquí. Varios de estos franciscanos estuvieron apoyando humanitariamente a los migrantes haitianos cuando pasaron en gran cantidad de número por David, mientras buscaban ir a la frontera con Costa Rica. Un paso importante es que, con cinco personas de este grupo de familia franciscana, se decidió hacer un proceso de organización que permita acompañar a los migrantes y constituir en este proceso la Red Franciscana para Migrantes en Panamá. Seguimos con esperanza por estas tierras, buscando vivir con ese espíritu de Francisco y Clara de ser hermano de todos los que transitan por esta casa común.

Frontera Panamá-Costa Rica

Refugio en Planes de Gualaca

Fr. René Flores, OFM
Fraternidad La Pintada
Panamá